http://images2.listindiario.com/image/article/83/680x460/0/E8009336-BC9E-41DD-BC4C-6898BF3B4DFC.jpeg
Listin Diario
18 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:26 AM
Economía & Negocios 11 Agosto 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
LA PEQUEÑA ECONOMÍA
Economía dominicana con bases en las Pymes
SU IMPORTANCIA CONTRASTA CON LA FALTA DE ATENCIÓN DEL ESTADO
Compartir este artículo
Jairon Severino
jairon.severino@listindiario.com

No es necesario ser especialista en microfinanzas o haber estudiado en las mejores universidades del mundo para darse cuenta de que la economía dominicana está sustentada básicamente sobre las pequeñas y medianas empresas. Más de la mitad de la población en edad laboral está empleada en alguna actividad relacionada con las Pymes.

Las pequeñas y medianas empresas se convierten en tiempo de crisis en las receptoras por excelencia de las quejas de la población. Son por donde primero se sienten los asomos de crisis económicas.

Las economías como la dominicana, que está en desarrollo, han tenido que admitir la importancia que tienen los pequeños y medianos negocios en la estabilización social, pues son fuentes de distribución equitativa de los recursos económicos.

Las actividades de las pequeñas y medianas empresas en República Dominicana ocupan un sitial de primer orden en la generación del producto interno bruto (PIB). Estudios recientes realizados por el Fondo para el Desarrollo de la Microempresa (Fondomicro) señalan que este sector está compuesto por aproximadamente 460 mil micro, pequeñas y medianas empresas, genera más de un millón de puestos de trabajo y emplea 29% de la población económicamente activa (PEA), demostrando así que las Mipymes son la principal fuente de generación de empleos, mayor que las empresas de zonas francas, que el gobierno y que la agricultura.

El sector de las micro, pequeñas y medianas empresas es clave  para el desarrollo económico no sólo por la cantidad de mano de obra empleada y el aporte al PIB, sino por el hecho de que por su naturaleza es un sector con una gran capacidad de adecuarse a los cambios que se presentan en la estructura económica de la nación, así como por asimilar más rápidamente las modificaciones en los procesos de producción, debido a su gran flexibilidad, lo que posibilita una más rápida respuesta a las necesidades generadas por los cambios económicos. Los mercados de hoy son más exigentes.

Otra variable que hace de este sector estratégico es el papel que juega en la distribución del ingreso debido a su aporte redistributivo en materia de ingreso y de distribución regional, por lo que también genera una gran demanda en la economía. Una pequeña o mediana empresa ubicada en una zona deprimida económicamente se convierte en una fuente de salvación para sus habitantes.

Los más recientes levantamientos, sustentados por Fondomicro, el Programa de Apoyo a la Micro y Pequeña Empresa (Promipyme), la Confederación Dominicana de la Pequeña Empresa (Codopyme) y el Banco Nacional de Fomento de la Vivienda y la Producción (BNV) a través de su Banca de Desarrollo y Administración de Crédito, establecen que el comercio y los servicios engloban el 90% de las empresas de este sector. El 60% tiene ventas por mes por debajo de los US$300 y sólo el 11.5% sobrepasa los US$3,000. El 51.7% realiza inversiones por un valor inferior a los US$1,000 mientras que el 22.9% sobrepasa los US$3,001. La falta de acceso al financiamiento se expresa de manera especial en lo difícil que es para las Pymes acceder a recursos frescos, principalmente aquellas que están en las provincias. El 75% del crédito se concentra el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo y sólo el restante 25% llega a otras localidades.

Los números que arrojan las investigaciones son más que elocuentes: el 19.4% tiene activos entre US$1,000 y US$3,000; el 13.9% registra ventas de aproximadamente US$1,200 mensualmente, 40.3% tiene de uno a cinco trabajadores, 30.6% tiene de seis a diez trabajadores, 27.6% posee de once a cincuenta empleados y sólo el 1.5% más de cincuenta. La edad promedio de sus promotores es de 41 años y más del 50% tiene formación inferior a los estudios secundarios.

Prioridades
Entre las principales necesidades de las Pymes están la falta de asesoría de gestión para la administración, a pesar de los programas que desarrolla el gobierno y algunos bancos. También se nota la carencia de técnicas de comercialización y asesoría en inversiones y compras de insumos. Los micro y pequeños empresarios se quejan también de que no tienen asistencia para la constitución legal y la formalización de sus empresas.

Ahora que las autoridades y el nuevo entorno de negocios son más exigentes, las Pymes carecen de asesoría para el establecimiento de sistemas de contabilidad y gestión financiera que posibiliten el seguimiento a la actividad económica y el acceso a otras fuentes de financiamiento. El soporte y corrección de planes de negocios también están entre sus carencias.

El sector de las micro, pequeñas y medianas empresas también está ávido de seguimiento técnico para mejorar la calidad, ventas, productividad y rentabilidad. En el caso de las mujeres es necesario hacer mención de la discriminación, la falta de preparación técnica, las responsabilidades del hogar y la falta de programas sociales que minimicen estos problemas.

Si algo ha postergado el desarrollo pleno de las Pymes en poder de las mujeres es que no han contado con el apoyo directo de las autoridades que promueven programas especiales de financiamiento. Sólo la institución Mujeres por el Desarrollo (Mude) cuenta con pequeños financiamientos para emprendedoras que tienen fuentes de generación.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar