http://images2.listindiario.com/image/article/379/680x460/0/F6302F41-B3F7-4B9E-A18E-EF9E554C5857.jpeg
Economía & Negocios 8 Agosto 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
Análisis
La economía solidaria combate la desigualdad
MARINÉS APONTE APUESTA A UNA DISMINUCIÓN DE LAS BRECHAS
  • Experta. Marinés Aponte espera que la sociedad entienda la necesidad de apoyar a los más pobres.
Compartir este artículo
Julissa Lorenzo
Especial para LISTÍN DIARIO

Los altos niveles de desigualdad social, pobreza y exclusión social generados por la economía tradicional son indicativos de la necesidad que existe de hacer economía de una forma diferente, llevando la solidaridad a las diversas fases, como una herramienta que permita disminuir las grandes brechas sociales.

El planteamiento es de Marinés Aponte, catedrática  del Departamento de Finanzas de la Facultad de Administración de Empresas del Recinto Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

La especialista se inscribe en la línea de pensamiento económico que afirma que la crisis financiera internacional de los últimos años se debe a los altos índices de desigualdad y exclusión social que imperan en la mayoría de los países.

“El premio Nobel de economía Joseph Stiglitz, y ex asesor económico de Bill Clinton, asegura que no vamos a poder resolver las crisis financieras internacionales, si no se atiende la desigualdad económica en el mundo; de igual manera, la violencia en nuestros países va a seguir existiendo mientras haya tanta desigualdad”, dijo.

Aponte estuvo en el país impartiendo un taller sobre “Economía solidaria y microcrédito” para los miembros de la Iglesia de la Alabanza (Ozama) de Nuestro Señor Jesucristo, con el objetivo de apoyar la formación de empresas solidarias en el marco del proyecto “Metamorfosis” que impulsa la iglesia, el cual persigue entre otros objetivos, generar empleos que permitan la reinserción laboral de  las trabajadoras sexuales dominicanas que deseen salirse de ese oficio.

Aponte asegura que aunque en los actuales momentos los sectores de poder político y económico no se inclinan por apoyar el desarrollo de la economía solidaria, con el tiempo, y como una forma de proteger sus propios intereses, se verán obligados a apoyar la misma, pues tal y como plantea Stiglitz, la productividad de las empresas se verá afectada si continúa el aumento de la población pobre que no puede consumir ni lo básico, “aunque sea por esta razón, que no es ética, les va a tener que interesar. La desigualdad social no puede seguir creciendo”.

La experta en creación, estrategia y gestión de empresas, explica que la economía solidaria es una forma de hacer economía en sus fases de producción/servicio, distribución, consumo y acumulación, con sentido solidario referido a los emprendimientos asociativos autogestionarios.

Trascendencia
Aponte afirma que la economía solidaria es una herramienta que va más allá de la Responsabilidad Social Empresarial, pues  esta última, la empresa corporativa capitalista la utiliza como un mecanismo para mercadearse, mientras que el fin principal de la primera es disminuir la desigualdad y marginación social.

Típicamente, sostiene, en los muchos países los políticos responden a unas clases relativamente acomodadas, entonces, se perpetúa un poco el sistema económico tradicional, pues  esta forma diferente de  hacer  economía no le interesa al que tiene mucho dinero “si tu estás en la rueda de arriba, no vas a querer disminuir la desigualdad, porque una mayor equidad significaría que tu y tu familia tengan menos.

(+)
ORÍGENES DEL TÉRMINO EN TIEMPOS MODERNOS

El término de economía solidaria surge en la década de 1980, siendo desarrollado por el profesor y economista chileno Luis Razeto, a raíz de su observación de cómo la economía tradicional generaba tanta pobreza, desigualdad, así como marginación, y de que el cooperativismo tradicionales había perdido el norte social de sus orígenes, convirtiéndose en su quehacer, básicamente, en empresas corporativas, por lo que planteó la necesidad de grandes dosis de solidaridad en la actividad económica para contrarrestar esta situación.

“Se necesitan grandes dosis de solidaridad en la actividad económica, volviendo a los principios de reciprocidad, intercambio, redes de trueque, bancos de tiempo, etc. Con esta herramienta se atiende, además, cómo consumimos, que no es producir y producir para un consumo desmedido, o sea, la economía solidaria incluye la fase de consumo, porque en la economía tradicional se dice vamos a producir como locos para consumir como locos, para que todo lo que se produzca se pueda vender”, recalca.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña