http://images2.listindiario.com/image/article/41/680x460/0/F8326170-9283-40B3-8B69-95ED1843A7E7.jpeg
Listin Diario
20 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 9:57 PM
La República 12 Noviembre 2007
0 Comentarios
Tamaño texto
AVANCES
Nuevo sistema penitenciario elimina el concepto de cárcel
Actualmente República Dominicana cuenta con treinta y cinco recintos carcelarios; la mayoría corresponde al diseño propio de la cultura de castigo y tortura que data de la época de Rafael Leonidas Trujillo
Compartir este artículo
Altagracia Moreta

SANTO DOMINGO.- La implementación del nuevo sistema penitenciario en el país elimina el concepto de cárceles para convertirlas en Centros de Corrección y Rehabilitación, y a los presos, en personas privadas de libertad o internos.


Sustituye los policías por Agentes de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP), capacitados en una escuela especializada, ubicada en el Castillo del Cerro, San Cristóbal.

El punto neurálgico del sistema carcelario para efectuar este cambio consistió en la capacitación del recurso humano adecuado. La Procuraduría General de la República dio su primer paso con la creación de la Escuela Nacional Penitenciaria y la reconstrucción y mejoramiento de la estructura física de varios recintos penitenciarios.

Este proyecto abarca nueve (9) centros rehabilitados y modernizados: Elías Piña, Dajabón, San Felipe, de Puerto Plata; Najayo Mujeres, en San Cristóbal; Rafey Hombres y Mujeres, de Santiago; Baní, Mao, Valverde; Monte Plata, Pedernales y en Haras Nacionales, un centro modelo de régimen abierto.

Actualmente, República Dominicana cuenta con 35 recintos carcelarios; la mayoría corresponde al diseño propio de la cultura de castigo y tortura que data de la época de Trujillo, como La Victoria y El 15 de Azua. La población carcelaria actual es de 15,569 personas, lo que significa que estos cambios deben ser continuados sin retrocesos, para abarcar mayor cantidad de cárceles y reclusos.

“La base de este nuevo sistema está centralizada en el respeto a los derechos y a la dignidad humanas de las personas privadas de libertad.

Este proyecto descansa en tres pilares fundamentales: la construcción de nuevas plantas físicas o la adecuación de la existentes; la capacitación de los recursos humanos agrupados bajo el lema: Educamos personas que trabajan para la libertad, al considerar que los reclusos(as) son transitorios, que van a salir en libertad’’, explica el director general de la Escuela Nacional Penitenciaria, Roberto Santana, ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Inmediatamente la Justicia, en representación de la sociedad, toma la decisión y dicta la condena; a partir de ese momento el sistema penitenciario tiene que trabajar para que esa persona, mientras esté en la cárcel, se prepare, se rehabilite, para evitar que incurra de nuevo en el error de delinquir, y se incorpore de una manera productiva a trabajar en la sociedad.

En la mayoría de las cárceles se imparte educación básica, intermedia y de computadora, además de los talleres de ebanistería, repostería, panadería y costura. En Santiago hay un grupo de reclusos que pintan carros y hacen otras labores productivas que les permiten obtener recursos mientras están privados de libertad y cumplen su condena, explica Henry Garrido, supervisor general de Prisiones.

Castillo del Cerro
Enclavado en una alta montaña en las afueras de San Cristóbal, está el Castillo del Cerro, que perteneció al ex presidente Rafael Trujillo Molina, en época de la dictadura. Hoy, ha sido remozado y adecuado para el funcionamiento de la Escuela Nacional Penitenciaria (ENAP), en donde reciben docencia 96 aspirantes a agentes (VTP) de uno y otro sexos.

Este centro está dirigido a la evaluación y selección de los recursos humanos que gestionan el sistema penitenciario, en interés de poner en ejecución plena la ley 224 y los reglamentos y normas establecidas por la Procuraduría.

También tiene como objeto perfeccionar y evaluar de manera constante al personal de la Dirección General de Prisiones, así como organizar, promover y desarrollar la investigación en criminología y el sistema penitenciario de la República Dominicana.

Convocatoria
Para estudiar en esa escuela, los aspirantes a agentes penitenciarios (VTP) deben reunir una serie de requisitos que son presentados en una convocatoria pública firmada por el Procurador General de la República y el director de la escuela.

Entre los requisitos figuran ser soltero/a, sin hijos, en edad de entre 19 y 30 años, bachiller y no haber pertenecido a las Fuerzas Armadas ni a la Policía Nacional.

Luego de ser aceptados, los aspirantes son trasladados al Castillo, se les paga unos 3,000 pesos mensuales para sus gastos de fin de semana. Además, todas sus necesidades básicas son cubiertas: desde uniformes, útiles escolares, alimentación y alojamiento.

Luego de graduados entran a formar parte del cuerpo de agentes que presta servicio en los Centros de Corrección y Rehabilitación (CCR) en todo el país, con un sueldo mensual de 10,000.00 pesos.

Los aspirantes VTP que resulten positivo tras las pruebas antidoping, no serán aceptados, apunta el coordinador general de la escuela, Benjamín Pinales Matos. La capacitación se inicia a la 4:30 de la mañana; la disciplina es estricta.

El pénsum tiene 27 asignaturas que incluyen nociones generales de derecho penitenciario, introducción al conocimiento de drogas narcóticas, uso de armas de fuego, dignidad humana y derecho del recluso, criminología y sociología penitenciaria.

La escuela realiza cursos de actualización constante, con el propósito de mantener frescos y actualizados los conocimientos adquiridos por los aspirantes.

Costo del proyecto
Los planes de desarrollo de la ENAP, proyectado para ejecutarse este año 2007, alcanzaron un total de RD$205,367,012.98.

Esto incluye un monto de RD$61,742,500.00, destinado a formar 750 nuevos agentes VTP que prestarán servicios en los cuatros Centros de Corrección y Rehabilitación (CCR) que entrarán a funcionar dentro del nuevo modelo penitenciario; se incorporarán: La Vega, San Francisco de Macorís, Moca y San Pedro de Macorís, con RD$17.8 millones de pesos destinados a cursos, talleres y seminarios de educación continuada que fortalezcan su formación y desempeño.

La dirección de la ENAP aclara que estos recursos fueron contemplados en el anteproyecto del 2007, pero que no fueron invertidos en su totalidad debido al plan de austeridad impuesto por el Gobierno.

UN MUSEO
Un despliegue de figuras en alto relieve en los techos del castillo destacan la virtualidad técnica de las personas que trabajaron esta obra.

Detalles semicirculares de gran belleza cromática en un conjunto de estilos clásicos decoran cada ambiente según el personaje que lo ocuparía.

En las habitaciones destinadas a la hija y a la esposa del dictador, Angelita y María Martínez de Trujillo, fueron creados motivos florales y mujeres que asemejan ninfas o figuras de temas mitológicos, como pretendiendo imitar los detalles que caracterizaban a la antigua Roma, de la segunda etapa del Renacimiento, iniciado por León Battista Alberti (famoso por combinar pintura y arquitectura en sus maquetas para edificios).

Las habitaciones de Ramfis y Radhamés, así como el área de barbería, están decorados con delicados motivos masculinos y la repetición continua de la flor de Lis, de tres pétalos, forma heráldica del lirio que es emblema de la realeza francesa, es destacado ampliamente.

En los enverjados de hierro que bordean los niveles del castillo están plasmadas de manera repetitiva las cinco estrellas del Generalísimo, Benefactor, “Padre de la Patria Nueva”, como se hacía llamar el dictador, creyéndose la única esperanza del pueblo dominicano.

Museo de lucha y tortura
Actualmente todas estas habitaciones son ocupadas por los cursos y equipos de la ENAP.

En la última planta hay un museo con muebles de la época, fotos de figuras de la historia dominicana, de las más recientes revoluciones y de los héroes del 14 de Junio, así como réplicas de elementos de tortura: la silla eléctrica utilizada en la famosa cárcel de La 40, en tiempos de Trujillo.

Esto, para enseñar a los estudiantes que esta época de dictadura y continuidad no debe repetirse en la historia dominicana.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en La República