http://images2.listindiario.com/image/article/104/680x460/0/3E7D2B62-068B-42C7-875B-EA9D55A74714.jpeg
Listin Diario
18 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:26 AM
La República 17 Diciembre 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
SUCESO
Mueren cinco personas  en choque de vehículos
AL MENOS CATORCE OBREROS QUE VIAJABAN EN UN CAMIÓN RESULTARON HERIDOS
  • El choque entre una yipeta y un camión en el kilómetro 9 y medio de la carretera Baní-Azua causó la muerte a cinco personas.
Compartir este artículo
JOsÉ DICÉN / CARLOS LORENZO

AZUA.- Bomberos, socorristas y voluntarios de aquí recuperaron los cadáveres de cinco personas que murieron calcinadas ayer y rescataron a otras 14 que resultaron heridas cuando los vehículos en que viajaban chocaron y se incendiaron a las 5:30 de la madrugada de este martes.  

Los muertos fueron identificados como Junior Rafael Espinosa Pérez, de 27 años; María Antonia Pérez, de 55; Juana Deyanira Cuevas, de 20; y Carmen Féliz Pérez, de 24 años, quienes viajan en la yipeta conducida por Junior.

La otra víctima fue Carlos Manuel Arias, cuyo cuerpo también resultó calcinado por las llamas dentro del camión marca Daihatsu, blanco, que conducía con otros 14 paajeros que resultaron heridos, algunos de gravedad. Arias era nativo de Parra, igual que sus acompañantes, una localidad rural de la provincia San José de Ocoa.

El choque
El hecho ocurrió a las 5:30 de la madrugada, cuando los dos vehículos transitaban por la carretera Baní-Azua, a la altura del kilómetro nueve y medio, en la zona conocida como Viyeya.

Al lugar de la tragedia acudieron las autoridades policiales de Azua, de la Autoridad Metropolitana de Transporte, y de la Fiscalía, quienes asistieron a los heridos, sofocaron el siniestro que se produjo en ambos vehículos y recuperaron los cadáveres, según explicaron por separado el coronel de la Policía, Pérez Cuevas y el primer teniente, De la Rosa Roa, director de la AMET.

A las 10:00 de la mañana de ayer los socorristas levantaron el  último de los cadáveres y lo trasladaron al Instituto de Ciencias Forenses de Azua para proceder con las experticias de ley.

Cuatro de las víctimas, cuyos cadáveres quedaron en estado irreconocible debido a las llamas que los consumieron, viajaban en la yipeta y habían salido desde Barahona a las 4:00 de la madrugada hacia Santo Domingo, con destino al hospital Darío Contreras, donde una de estas tenía cita médica.  Los cuerpos fueron identificados por sus familiares ayer pasadas las 4:00 de la tarde, según informó a LISTÍN DIARIO, Ana Sánchez, médico forense directora del Inacif.

Se informó que los lesionados con traumas y heridas en diferentes partes del cuerpo fueron llevados a la emergencia del hospital Taiwán, de Azua, desde donde siete fueron trasladados al Darío Contreras y otros siete atendidos aquí. Cinco fueron despachados a sus casas cerca del mediodía de ayer y dos permanecían recibiendo algunas atenciones en el Taiwán.

Entre los que fueron enviados al Darío Contreras están Diómedes Santo Mateo, de 45 años; Moisés Ciprián, de 25; Luis Confesor Méndez, de 32; Richard Castillo, de 27; Danny Valdez Díaz, de 26; y Cruz Mateo, de 34 años.

Dados  de alta
Entre los que fueron dados de alta ayer, luego de ser curados y atendidos por cortaduras y fracturas de piernas, brazos, manos, cabeza, clavículas y otras partes del cuerpo, se encuentran Rafael Antonio Beltré, Francisco Alberto Mateo, Santo Mateo, Graciano Mateo y Willy Mordán Bello, de 27 años, quien resultó con una cortadura en la parte de atrás de la cabeza. “Cuando los vehículos chocaron, los que veníamos en el camión, en la parte de atrás, volamos por encima de los vehículos y caímos, unos al pavimento y otros hacia los matorrales de la orilla”, dijo Mordán.

Los 14 heridos y el chofer del Daihatsu trabajan para la compañía Dominican Tropical Fruits, S.A., instalada en la comunidad de Catalina, Baní, que se dedica a la compra y exportación de frutas.

Todavía anoche se desconocían las causas que pudieron originar el incendio de los vehículos, pero las autoridades continuaban realizando las investigaciones de lugar.

Esa madrugada, cuenta Antonio Arias (Tony), que luego de hacer una breve parada en Baní para tomar café, algunos, y té, otros, como era costumbre, “reiniciamos el viaje hacia el sur largo, rumbo a Paraíso, Barahona; ellos salieron delante y yo iba en otro vehículo, un poco más atrás, para una finca ubicada allá”. Cuenta que cuando llegó a Viyeya, unos 5 ó 10 diez minutos después que sus compañeros, se encontró con el accidente.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en La República