http://images2.listindiario.com/image/article/77/680x460/0/E8D0EFC3-C845-4A18-BC59-27A6C633EDE1.jpeg
Listin Diario
21 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 7:35 PM
La República 30 Junio 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
ASOCIACIÓN DE PROFESORES
Celebran Día del Maestro con una obra de teatro
  • La actriz Yasmín Mercedes asumió la piel de la extinta maestra y escritora Mélida García.
Compartir este artículo
Grisbel Medina R.
grisbel.medina@listindiario.com

SANTIAGO.- Con la puesta en escena de la obra “Mélida mata la muerte”, dirigida por Radhamés Polanco, la Asociación Dominicana de Profesores y el Distrito Escolar 08 de la Secretaría de Educación de Santiago, celebraron por adelantado el día que honra a los maestros y maestras en el país.

Teniendo como escenario el auditorio del Centro Universitario Regional de Santiago (CURSA-UASD), el grupo de teatro La Veladora, reflejó la siembra vivencial de la profesora e intelectual, Mélida García, cuyo palpitar físico fue doblegado hace dos años por el cáncer.

 Abanderado de una de las manifestaciones más tradicionales del país, la fiesta de palos, Radhamés Polanco, interpretando el “Palo Mayor”, retaba a la actriz, Yasmín Mercedes, quien le dio vida al alma y las manos de Mélida, la extinta profesora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, quien luchó contra los sicarios de la muerte. Parte de la comunidad profesoral de Santiago atestiguó la dramatización de la vida de una mujer abanderada de la dignidad y cuya herencia se sustentó en la honestidad de su espíritu y la valía de sus libros.

Luchando por su vida, escudada de la cultura, Mélida García, en la piel de la actriz Yasmín Mercedes, le demostró al personaje de la muerte que no temía a sus garras y que moriría con la dignidad de las heroínas. Mientras el personaje de El Palo Mayor y El Enemigo (Radhamés Polanco), relataba la obra, el público espectador apreciaba una obra de teatro escrita y expuesta para destacar la entereza del ser humano ante el sufrimiento inevitable de la muerte. Además, al desplegar volúmenes en todo el escenario, es palpable el valor de los libros como coraza contra la ignorancia y como antorcha contra el luto por una enfermedad terminal.

En el transcurso de la obra se advierte una bien canalizada crítica literaria y certeras observaciones sobre la obra y vida de escritores, escritoras, pedagogos y gente dedicada a la promoción cultural. En sus parlamentos, la actriz que encarnó a Mélida, citó a artistas y escritores de San Francisco de Macorís y otras ciudades del Cibao como Cayo Claudio, Yeyé Concepción, Juan Gelabert, entre otros, haciendo de las horas agónicas un perfomance de citas, libros, cultura.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en La República