http://images2.listindiario.com/image/article/207/680x460/0/C8760084-E9A9-45D0-A987-7459D4670E72.jpeg
Listin Diario
19 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:58 AM
La República 3 Agosto 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
ARQUEOLOGÍA
Hallan cueva con 63 piezas rupestres
MUCHAS CUEVAS PODRÍAN NO ESTAR REPORTADAS AÚN, DEBIDO A LA FALTA DE ARQUEÓLOGOS EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
  • El arqueólogo Adolfo López, junto a algunos moradores de Monteclaro, quienes actualmente se dedican a cuidar la cueva y sus alrededores.
Compartir este artículo
Mairobi Herrera
mayrobi.herrera@listindiario.com
Cotuí

Una cueva que tiene 61 petroglifos y dos esculturas de bajo relieve realizados por aborígenes en la comunidad Monteclaro, Cotuí, fue descubierta por el creador del Ferry de Cotuí, Raúl Fernández.

Según las investigaciones del arqueólogo Adolfo López, esta caverna que aún no ha sido reportada podría ser declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

La provincia Sánchez Ramírez es conocida mayormente por el gran número de cavernas que posee, siendo la gran mayoría de éstas portadoras de arte rupestre con un valor histórico importantísimo para la nación, sin embargo, no todas sus cuevas han sido reportadas.

López, quien es arqueólogo especializado en arte rupestre en la Universidad Complutense de Madrid, bautizó la cueva como “Raúl de Monteclaro” debido a que se encuentra en la comunidad Monteclaro y su descubridor es Raúl Fernández.

En su visita a la caverna, el investigador precisó que existen 61 petroglifos y dos esculturas de bajo relieve.

De las esculturas de bajo relieve, una de ellas fue ubicada por López entre las “tres grandes esculturas del arte rupestre prehispánico”, debido a su extraña forma y porque no es muy común encontrarlas.

“Esta escultura es el último bajo relieve de calidad que se ha encontrado en Las Antillas hasta este momento. Es una figura que está situada en posición fetal, lo que da a pensar que son dedicadas a la fertilidad”, explicó el también investigador asociado del Museo del Hombre Dominicano.

López expresó que aunque todavía no sabe la antigu¨edad exacta de la cueva, por no encontrarse piezas de cerámica, podría tener hasta cinco mil años.

Explotación turística
Las cuevas con petroglifos admiten altos niveles de visitación, pues no contienen elementos en el arte rupestre que puedan ser degradados por el cambio de las condiciones que provocarían las visitas.

Según López, la cueva no tiene ningún problema para exponerse en uso público, ya que es accesible, no tiene pinturas que alterar, y el arte rupestre que tiene es “espectacular”.

“Raúl de Monteclaro tiene posibilidades para ser uno de los atractivos turísticos más importantes de Cotuí, por el hermoso paisaje que se observa, la cantidad de aves preciosas que habitan y los gentiles campesinos que están alrededor”, apuntó.

Mientras, el arqueólogo espera que el Museo del Hombre Dominicano o alguna institución científi ca tenga interés en trabajar en esta caverna para poder detectar los valores culturales que posee y su antigu¨edad.

El experto afi rma que el arte rupestre de la República Dominicana está considerado por la Unesco como patrimonio tangible de la humanidad.

“Sólo hay que preparar el reporte de las cuevas y presentárselo, para que la cueva de Raúl de Monteclaro pueda ser aceptada perfectamente como Patrimonio de la Humanidad”, agregó.

Faltan arqueólogos
Adolfo López señaló la necesidad de fortalecer el estudio de la Arqueología en la nación, por ser éste el lugar perfecto para desarrollar esta ciencia.

“Resulta paradójico que la República Dominicana es el país que tiene más arte rupestre en el mundo y que solo ha sido explotado a un 5% porque no hay especialistas en el área”, consideró.

Consultado sobre la escasez de arqueólogos en el país, el director de la carrera de Antropología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Diorys Lantigua, explicó que toda ciencia como tal tiene utilidad, pero que una carrera en la universidad “no se abre por abrirse”.

“Para abrir una carrera en una determinada universidad se debe de realizar un estudio de campo para ver las necesidades”, añadió.

PRESERVACIÓN DE LAS CUEVAS        
Adolfo López aseguró que para preservar las cuevas con artes rupestres, especialmente la de Raúl de Monteclaro, se debe adoptar las siguientes medidas: -No tocar ni resaltar los petroglifos con medios físicos.

No modificarlas para ponerlas en uso público porque las cuevas eran antiguos templos donde el arte rupestre se disponía de manera muy meditada.

-Colocar la correspondiente cartelería informativa y establecer el sistema de vigilancia y de visitas guiadas.

-Resulta también importante respetar la fauna en la caverna, sobre todo las colonias de murciélagos. Por ello, es fundamental la presencia de biólogos en la confección de los proyectos de puesta en uso público de cavernas, ya que su orientación es fundamental para garantizar la salvaguarda de la fauna cavernaria.

Entretanto, el director del departamento de biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, José Manuel Mateo, solicitó que se envíe una carta a esa entidad con la información recolectada de la cueva Raúl de Monteclaro para garantizar su protección.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República