http://images2.listindiario.com/image/article/32/680x460/0/6F04CA9F-800E-46B9-86CA-716B0DC26A22.jpeg
Listin Diario
30 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:05 PM
La Vida 14 Septiembre 2007
0 Comentarios
Tamaño texto
GASTRONOMIA
Yaroa, receta urbana 
  • La “Yaroa” es un plato que no debe dejar de probarse al visitar Santiago.
Compartir este artículo
Grisbel Medina y Alexéi Tellerías

SANTIAGO.- Existe un plato muy particular de la “gastronomía urbana nocturna” santiaguera que reina en las zonas de mayor afluencia de público por el área del monumento, principalmente. Para los capitaleños, resulta un exotismo culinario que no puede dejar de probarse al visitar la “Ciudad Corazón”.

Se trata de la “Yaroa”, una delicia cuyo nombre provoca una evocación taína y que surge del “invento” de Karina, una joven residente en la comunidad puertoplateña de Yaroa, que mezcló varios ingredientes en una experimentación que, en ese momento, no pasó de ser de consumo familiar.

Ella no imaginó que la ocurrencia terminaría siendo empresa, pues ese “con tó” que sirvió en casa, identifica la “Yaroa”, platillo demandado por amantes de la comida horneada al aire libre que olfatea y degusta durante el runruneo nocturno.    

A primera vista se pudiera pensar que, más que un plato de “comida rápida”, la “yaroa” es una lasaña o pastelón hecho en la calle. Y no es para menos, puesto que la combinación de los ingredientes sobre el plato “foam” junto a su terminación de queso amarillo derretido da esa apariencia. Pero la “Yaroa” es una receta a base de queso, papa frita y carne de pierna de cerdo y pollo “picadita” que cada noche obliga a cientos de personas a hacer filita india en el área monumental y zonas aledañas.

De hecho, si se le pregunta a cualquier experto en “vida nocturna santiaguera” sobre cuál es el principal lugar para iniciarse en la experiencia de la “Yaroa”, sin dudas le contestará que dirija sus pasos hacia “Oché”, en las cercanías del hotel Matum.

El establecimiento denominado “Oché” es propiedad de los hermanos José (Oché) y Oliver Toribio, quienes encargaron a Luis Rafael Fernández la administración del próspero punto. En seis años de trabajo, Fernández asegura que en esa esquinita hacen diariamente más de 200 yaroas.

Con las manos ardiendo, el guía de “Oché” defiende la calidad “insuperable” de sus “Yaroas”.

Dice que las otras son imitaciones, pues la verdadera nació ahí, con ellos.

VARIADO
Y aquí es menester detenerse a hablar de una de las variedades de Yaroa, que incluye plátanos maduros salcochados y “machacados”.

¿Cuál es más sabrosa? La respuesta queda a opción suya, puesto que generalmente no se llega a un acuerdo. Por eso, sobre todo en los establecimientos que están cerca del monumento, la “mixta” suele ser muy solicitada.

Masculinas son las manos de quienes perfuman la noche con la receta apetecida y adquirida por gente de distinto tamaño y formas de vida. Luis Rafael Fernández cita cómo se prepara la famosa yaroa. Primero, dice, se coloca papa frita sobre el plato.

Luego se vierte catchup y mayonesa. Arriba de ese “lecho”, va la carne mixta de pierna de cerdo y pollo ligada, “bien picadita”, y luego ajíes y cebolla picada también, cocinada en la plancha.

El toque final es la mayonesa y el catchup con dos lonjas de queso, y colocar todo esto en un horno micro ondas para que se gratine.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar