La Vida 14 Febrero 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
PELIGROS
Los manglares bajo amenaza
ESTE ECOSISTEMA OCUPA MENOS DEL 2% DE LAS COSTAS DOMINICANAS
  • Los manglares acogen una fauna variada.
Rosa Borg
rosa.borg@listindiario.com

SANTO DOMINGO.- La diversidad biológica de nuestra isla es sumamente rica. Los más variados ecosistemas conviven en este territorio. Entre estos, destacan los manglares, considerados como uno de los más productivos biológicamente. Un manglar es una agrupación de árboles que poseen ciertas adaptaciones que les permiten sobrevivir y desarrollarse en terrenos inundados. Los manglares son zonas de vida, pues entre sus árboles se alojan diversas especies, tanto de flora como de fauna, que aportan una gran riqueza a los entornos en los que se desarrollan.

Como explica el agrónomo Roberto Sánchez, especialista en áreas protegidas, los humedales son un ecosistema compuesto por árboles de baja estatura que se desarrollan en zonas costeras, rías, pantanos o ciénagas, los cuales tienen la facultad de soportar altos niveles de salinidad del agua.

Después de los arrecifes de coral, los manglares son unos de los ecosistemas más productivos en el mundo, asegura el especialista, ya que estos son capaces de producir una gran cantidad de biomasa por unidad de superficie. Además, acogen a diversos animales acuáticos, sean marinos o de agua dulce, que los utilizan como refugio, reproducción y alimentación. “Esto influye en la economía de la region, ya que las especies que comercializa la industria pesquera necesitan de los manglares durante los primeros ciclos de vida”.

“Los manglares sirven también para disminuir los efectos de los huracanes, maremotos y otros fenómenos naturales, pues ayudan a atenuar la intensidad de los vientos y el golpe de las olas sobre las costas, reduciendo la erosión costera y amortiguando posibles daños a las infraestructuras”, asegura el experto.

De la región del Caribe insular, la mayor concentración de humedales se encuentra en República Dominicana, revela. De estos, los más grandes se encuentran en Gran Estero y Bajo Yuna, en la desembocadura de los ríos Yuna y Barracote, en el extremo occidental de la Bahía de Samaná. También encontramos manglares en Montecristi, Laguna Redonda y Limón, Maimón (región Este), humedal del Ozama, Bahia de las Calderas y Parque del Este.

Sánchez dice que en el pasado, la mayoría de las costas dominicanas estuvieron pobladas de manglares. Sin embargo, actualmente menos de un 2% del territorio está poblado de esta especie, de las que se pueden encontrar cuatro tipos: blanco, prieto, rojo y botón.

Los Riesgos
La destrucción de los manglares se da a nivel de la mayoria de los países, producto de la instalación de infraestructuras turísticas, asentamientos urbanos y actividades productivas agropecuarias en la costa, la contaminación de los mares, y la sedimentación.

Recientemente, un grupo de científicos reunidos en Bruselas advirtió sobre la alarmante pérdida de manglares en muchos países del mundo y los consecuentes daños a la economía. Representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) hicieron un llamado a proteger los ecosistemas y en particular alertaron sobre los manglares que constituyen fuentes importantes de protección natural para muchas naciones.

Según datos de ese organismo, desde 1980 hasta la fecha, el planeta perdió 3,6 millones de hectáreas de manglares, lo que equivale a un 20 por ciento de su área total, según un estudio de la FAO titulado “Los manglares del mundo 1980- 2005”.

Los manglares están asociados a los humedales, y estos están protegidos por la Convención Ramsar, la cual se firmó por varias naciones en febrero del 1971, constituyéndose en el primer acuerdo ambiental del mundo, del cual República Dominicana es signataria.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar