http://images2.listindiario.com/image/article/66/680x460/0/A3BB3347-D1F4-4DB8-A8D2-F822BFD54C44.jpeg
Listin Diario
17 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:52 AM
La Vida 20 Abril 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
REAFIRMAR COMPROMISO
Renovación de los votos
Aunque no se puede ignorar la alta incidencia de las separaciones de pareja, hay que reconocer que hay quienes más que defender su matrimonio, están incurriendo en la reafirmación de ese sentimiento que los une.
Compartir este artículo
Marta Quéliz

SANTO DOMINGO.- En el matrimonio, como en todo tipo de relación, no todo es color de rosa. De ahí que está en manos de quienes dijeron “si quiero”, luchar por mantener vivo el sentimiento que lleva a esta unión.

Cuando las relaciones en la pareja se tornan de otro color, entonces se da que, unos apelan a todo tipo de recursos para salvar su matrimonio, mientras que otros, se van por la vía más “fácil”: el divorcio.

Aunque no se puede dejar de lado que cada vez es más alta la incidencia de las separaciones de pareja, hay que reconocer que afortunadamente, hay quienes más que defender su matrimonio, están incurriendo en la renovación de los votos.

La situación se está dando por varias vías, expresan la consejera matrimonial Cristina Pimentel y el sociólogo Gustavo Tobías.

La primera opina que la gran cantidad de parejas que acude a buscar su ayuda, le indica que, verdaderamente se está apostando a solidificar el matrimonio.

Justifica su consideración con el hecho de que parejas que decidieron unirse sin tener ningún vínculo legal ni religioso, han decidido al cabo de un tiempo, contraer nupcias.

Continúa diciendo que otras que sólo eran casadas por la ley, han llegado hasta el altar para jurarse amor eterno. No faltan quienes celebran sus bodas de plata, de oro o diamantes por ejemplo, volviendo a contraer nupcias.

Pimentel dice que la acción obedece en gran medida a que en los últimos años, al menos los dominicanos, están tomando consciencia de lo importante que es la ayuda de un profesional para resolver algunas dificultades que se dan en cualquier pareja.

“De verdad que es sorprendente ver cómo la gente para salvar su matrimonio está buscando diferentes formas de ayuda, lo que en cierto modo contradice los comentarios que aseguran que la gente se divorcia por cualquier cosa. Ahora es notoria inclusive, la renovación de los votos”.

Comenta que es tanto lo que se está luchando por el fortalecimiento de las parejas, que hoy en día hay grupos religiosos y sociales que organizan actividades en pro de la existencia de un matrimonio feliz.

Es tanto así que existe el Día Mundial del Matrimonio, el cual se celebra el cuatro de febrero.

Ideas para renovación
Cristina Pimentel, consejera matrimonial y familiar, sostiene que cada pareja puede tener diferentes razones para reafirmar el compromiso asumido.

Para hacerlo aprovechan un aniversario importante, la conmemoración de las bodas de aluminio, que se celebra a los 10 años de matrimonio, y en fin, cualquier momento que crean oportuno para renovar el amor.

Dice que es un asunto de dos. Que no porque ella o él quieran, esto debe hacerse.

Hay que apelar al diálogo para que todo redunde en la armonía y las cosas realmente salgan bien, pues si uno de los dos no está de acuerdo lejos de una renovación puede que se de una disolución.

En caso de que ambos estén decididos a la renovación, llega el momento de planificar cómo será la ceremonia.

En este punto se toma en cuenta el presupuesto, para en base a ello saber qué se quiere, cuántas personas invitar, en qué lugar celebrarla, así como otros detalles que garanticen una ceremonia como se espera.

Sin embargo, aclara que no hay que complicarse la vida para dar este paso.

Una ceremonia de reafirmación puede ser tanto un servicio en la iglesia, como un día de campo u otra cosa que se le antoje a la pareja.

Dice que la reafirmación puede incluir unas pocas personas, tales como viejos amigos, la familia inmediata, o bien un grupo mayor de personas, todo queda a opción de los organizadores.

En lo que respecta a los detalles, dice que hay algunas parejas que utilizan el mismo vestuario que usaron en la boda; pero hay otras que optan por vestidos más modernos y novedosos.

CAMBIOS
Para el sociólogo Gustavo Tobías, la renovación de los votos, lejos de irse desvaneciendo, está tomando fuerza en el país, “esto a pesar de la cantidad de divorcio.

Lo que sucede es que muchos de los que no se separan lo hacen por varias razones y una de ellas es porque creen en el matrimonio, y qué mejor forma de hacerlo que reafirmando el sentimiento de la unión”, puntualiza.

Comenta que aunque la gente entiende que renovación de votos sólo aplica para quienes vuelven a casarse simbolicamente después de un largo tiempo de matrimonio, el término abarca mucho más.

Explica que particularmente él, cree en que entran en renovación de votos, las personas que después de una larga unión deciden casarse por la iglesia, los que luego de convivir en unión libre, deciden reafirmar su relación, “y en fin, todos los que confirman que tienen un motivo para ampliar más la formalidad de su compromiso, están renovando sus votos”.

Comenta que los aniversarios de la relación tienen su importancia para este tipo de acciones, y aprovecha para contar un poco sobre el origen de los nombres que se les dan a las diferentes conmemoraciones.

Cuenta que desde que se inició la tradición de entregar a los esposos un regalo en cada uno de sus aniversarios de boda, cada año, los regalos estaban confeccionados con diferentes materiales progresando de los más frágiles a los más sólidos.

De esta manera, se simbolizaba la mayor fortaleza de la relación.

De ahí que los materiales con que se hacían los regalos dieron nombre a los diferentes aniversarios tal y como todavía se conocen hoy en día: papel, cristal, marfil, plata, oro, diamantes, perla, platino y otros.

Nombres
1 año:
Bodas de papel
2 años: Bodas de algodón
3 años: Bodas de cuero y/o piel
4 años: Bodas de lino
5 años: Bodas de madera
6 años: Bodas de hierro
7 años: Bodas de lana
8 años: Bodas de bronce
9 años: Bodas de barro
10 años: Bodas de aluminio
11 años: Bodas de acero
12 años: Bodas de seda
13 años: Bodas de encaje
14 años: Bodas de marfil
15 años: Bodas de cristal
20 años: Bodas de porcelana
25 años: Bodas de plata
30 años: Bodas de perla
35 años: Bodas de coral y/o jade
40 años: Bodas de rubí
45 años: Bodas de zafiro
50 años: Bodas de oro
55 años: Bodas de esmeralda
60 años: Bodas de diamante
65 años:
Bodas de platino
75 años: Bodas de brillantes

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar