http://images2.listindiario.com/image/article/69/680x460/0/0B50AFD8-EEC1-4477-9753-34473CD72B02.jpeg
La Vida 10 Mayo 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
LITERATURA
Alejandro González, premio de poesía de la Feria
Compartir este artículo
Jennifer Marline

SANTO DOMINGO.- Ha ganado, por segunda vez, el premio de Poesía Joven de la XI Feria del Libro en este año, con el poemario “Esta ciudad ha sido tomada por las piedras”. Dice que escribir poesía en esta ciudad es un acto de fe. Que apostar por ella donde casi nadie cree en nada, es apostar por lo imposible. Y tras la barba copiosa y los dientes brillantes de la sonrisa, Alejandro González oculta una inquietud insospechada.

“Esta ciudad ha sido tomada por las piedras” nos sugiere un contenido social, el tema urbano, por ejemplo; ¿con qué se encontrará el lector cuando llegue a esa ciudad?

Se encontrará con esa realidad dura e inclemente que queremos obviar, a la cual nos enfrentamos cotidianamente y queremos ignorar. Una realidad que está ahí, que vivimos diariamente y que me vi obligado a denunciar. Muchos poemas surgen a raíz de escenas urbanas de injusticia. El poeta se va doliendo ante el dolor del otro, ante la injusticia de esta sociedad y va absorbiendo todo ese dolor y llenándose de heridas; algunas cicatrizan, otras no.

Pero el poemario puede tener dos lecturas: está el mundo concreto, el entorno, ese estado físico y objetivo. Y, también, lo que produce ese mundo externo en el poeta, esa sensación de desesperanza, abandono, el desamparo en que uno se puede ver en una noche cualquiera, en ésta y en cualquier ciudad del mundo. Ese estado interior del poeta que está viendo las cosas mediante esa realidad.

¿Qué crees que ha madurado en este nuevo poemario?

Como ser humano mi visión del mundo ha madurado mucho, porque en mí se han multiplicado las cicatrices. La ciudad de Santo Domingo es una ciudad tan dura e inclemente sobre todo con sus ciudadanos más marginados y pobres. Para el poeta que vive en esa ciudad y es testigo de todo eso, a veces caminar por ella es como caminar sobre una vereda angosta llena de trozos de vidrios, a través de la cual uno se va llenando de cicatrices.  

El poemario es una obra más trabajada; en cuanto a estructura, estilo, ritmo y contenido he madurado bastante. Ahora cada palabra debe ser precisa, buscar lo que debe buscar. En ese sentido hay una evolución.

¿Puedes identificar temas fundamentales en tu poesía?

Puede ser, el tema de la tristeza, la nostalgia, el desamparo, la fragilidad de la vida, la esperanza simbolizada por una gota o rayo de luz en medio de la oscuridad, la lucha por sobrevivir y la búsqueda de una trascendencia, que ya se introduce un poco en lo metafísico y lo místico.

Éste es tu segundo poemario escrito y sometido a concurso, sé que tienes otros poemarios inéditos y escribes constantemente. Eso sugiere un compromiso, ¿cómo asumes la poesía?

La asumo como asumo el compromiso de vivir. Es un compromiso total, porque vivir sin escribir es vivir a medias. He tenido días en que estoy muy abrumado, que he perdido el sentido de las cosas y con escribir un poema, lograr un poema con el que me sienta satisfecho, con el que siento que he dicho lo que he tratado de decir, pues siento, aunque eso no resuelva nada finalmente, que ese día ha valido la pena.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar