http://images2.listindiario.com/image/article/90/680x460/0/5BC06E33-0168-42B5-8A2B-531F05212B79.jpeg
La Vida 21 Septiembre 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
CELEBRACIÓN
Virgen de las Mercedes, madre espiritual de los bomberos
  • Imagen de la Virgen de las Mercedes.
Compartir este artículo
Derissé de León

PUERTO PLATA.- Este 24 de septiembre los dominicanos que profesan la fe católica celebran una fecha muy especial: el Día de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona del país. En este día los templos estarán abarrotados de fieles rindiéndole culto a la Virgen, especialmente en el Santo Cerro, en La Vega, donde se encuentra el santuario dedicado a la patrona. Lo que algunos ignoran es que la Virgen de las Mercedes es también patrona de todos los cuerpos de bomberos del país.

Por eso esta celebración no sólo es el festejo de un día tradicional religioso para los bomberos de Puerto Plata, sino el preciado orgullo de recibir la protección de una madre espiritual que los guarda en cada una de sus salidas en repuesta a algún fuego o para salvaguardar la población en momentos en que se requiere su ayuda.

Comenzar nueve días antes con misas, rosarios, veneraciones y ofrecimientos es sinónimo de que hay una gran devoción por la Virgen que le concede mercedes o favores a sus creyentes y que, en especial, es la patrona de todos los cuerpos de bomberos nacionales; sólo que en el caso de los bomberos de Puerto Plata es su día una fecha sagrada, y con muchas razones para celebrarlo.

“De todos los cuarteles de bomberos del país, Puerto Plata mantiene la tradición de celebrar con mucha vistosidad este día. Iniciamos la noche del 23 de septiembre, llevando en procesión a nuestra patrona hasta la catedral.

Al día siguiente, después de una misa a casa llena, llevamos de regreso a la Virgen a su capilla en nuestro cuartel con un desfile de camiones, patrullas, bomberos, sacerdotes, la banda de música municipal y el pueblo en general que agradece los favores de su patrona”, expresa el coronel Tejada de los Bomberos de Puerto Plata.

La expresión de júbilo de sus devotos se demuestra en el fervor con que rezos y cánticos acompañan la sagrada caminata que presenta una ruta por las cuatro principales vías del centro de la ciudad de Puerto Plata para regresar a la Virgen de las Mercedes a su capilla. Y es que su llegada al cuartel es la conmoción de muchos que sienten su presencia al tocar por unos minutos la antigua sirena del cuartel de bomberos y entonar las notas de nuestro himno nacional con un sentimiento y patriotismo digno de la coronación de la madre espiritual.

Su día es el escogido para cumplir las tradicionales promesas y para agradecer las gracias concedidas, por lo que el Coronel Tejada reitera: “Es una tradición que no se desvanecerá porque aunque vayamos desapareciendo los mayores, los jóvenes conservarán la creencia y mantendrán la fe en la virgen que nos protege todo el año y toda la vida”.

Una Virgen con historia “Al terminar este cuartel en 1930, Doña Chita Hurtado le dijo al ingeniero de la obra que si construían una capilla para la Virgen y patrona de los bomberos ella traería una estatua de la Virgen de Las Mercedes de su viaje a España, la respuesta fue positiva. Desde entonces, ella misma se ocupó de ella, de su mantenimiento y de su celebración, y así comenzó esta tradición que no terminará”.

La obra de doña Chita fue continuada por su hija, Sarah Hurtado, quien con su devoción logró sanarse de un gran quebranto al pedirle a la Virgen que le concediera salud. En lo adelante, este día y como parte de la procesión hacia el cuartel, se realiza una parada en la casa de la fenecida devota en la que su sobrina Sonia Hurtado de Morales dirige unas palabras sobre la tradición familiar que la vincula a la Virgen de las Mercedes que donara su abuela a esa institución.

“Doña Sonia ha seguido la tradición de su familia, a pesar de tener otras obligaciones. Ha compartido con nosotros la responsabilidad de celebrar su día y aunque a partir de los años venideros sea ayudada en su labor, valoramos su devoción y entrega”, comenta el coronel Tejada al precisar que se está formando una especie de patronato que se encargue de perpetuar dicha tradición.

Por otra parte, agradecen la disponibilidad y el respaldo de la catedral y de su obispo, ya que, según Tejada: “No importa el obispo que tenga la diócesis para apoyar por todo lo alto esta festividad religiosa que el pueblo ha hecho suya por años, además de todos los comercios que permiten terminar este festejo con un brindis o almuerzo en honor de la protectora de los bomberos”.

Los favores de la Madre
La curiosidad se despierta al observar a la Virgen en su portentosa capilla de caoba centenaria, con su cetro, cadenas rotas en sus manos, su insignia y un sinnúmero de objetos de valor que han depositado sus devotos en gratitud a sus dádivas. Localizada su capilla frente al océano, para los bomberos también resulta preciado el que en numerosas ocasiones han atacado sismos y fenómenos naturales y su imagen no sufre daño alguno ni tampoco el cuartel en que se encuentra.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar