http://images2.listindiario.com/image/article/182/680x460/0/BB22CA78-9158-4BFB-84BE-51EFF4CD5637.jpeg
La Vida 4 Mayo 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
CÓMO INICIA
La personalidad del psicorrígido
VE EL CAMBIO, NO COMO OPORTUNIDAD, SINO COMO PROBLEMA EN SU VIDA
  • Trabajo en equipo. El psicorrígido presentará dificultades al trabajar en grupo, pues en esos espacios es vital ser flexible.
Compartir este artículo
Li Misol
li.misol@listindiario.com

Santo Domingo.- Cuando una persona muestra incapacidad para cambiar de opinión, mentalidad paradigmática, o la llamada mente de “vía única” que produce una incapacidad para aceptar las situaciones de cambio en su vida o de cambio organizacional, está dando señales de ser psicorrígida. El psicorrígido ve el cambio, no como oportunidad, sino como problema y por ello es comúnmente llamado “terco”, “cabeza dura” y reconocido como poco creativo y de mente simple.

El psicorrígido sólo acepta una forma de hacer las cosas: la suya. Según la psicóloga Miguelina Pérez, “El niño o la niña que crece en una familia caracterizada por el exceso de disciplina, normas rígidas, exceso de límites y luego continúa su proceso de socialización en esta misma línea,  en organizaciones como colegios, escuelas o iglesias, generalmente puede desarrollar este tipo de conductas”.

Detectarlo
Quizás usted se pregunte ¿cómo es posible reconocerlo? Es psicorrígido todo aquel que discute con frecuencia con los demás tratando de imponer su punto de vista o criterio, se disgusta cuando alguien no acepta sus ideas, que toma de forma personal cualquier oposición y sobre todo aquel cuya conducta sigue patrones rutinarios para realizar las cosas e intenta imponerlas de manera desafiante.

Más detalles para reconocerlo
Precio social:
El psicorrígido muestra su oposición de modo altanero, dice la psicóloga Miguelina Pérez, quien cuenta con amplia experiencia en materia de Recursos Humanos. También explica que este tipo de persona puede “explotar” del mal humor si le quita las cosas de lugar. Es arrogante, discutidor, rutinario, egocéntrico y por su actitud paga un precio: suele tener problemas para relacionarse, así como frecuentes altercados familiares y laborales.  

La psicorrigidez tiene solución
Una persona psicorrígida puede ser el resultado de familias caracterizadas por el exceso de control e hijos víctimas de la opresión. Cuando hay exceso de disciplina y resistencia al cambio, es común que este tipo de personalidad aflore. La psicóloga Miguelina Pérez, quien se desempeña como encargada de Reclutamiento en la Cancillería,  advierte que este tipo de persona suele tener problemas para relacionarse.

El problema puede venir con la persona, en su carácter, inclinaciones o perfeccionismo, pero el comportamiento suele ser modelado por los padres o por los límites del hogar. En general, el psicorrígido proviene de familias donde hay exceso de control, exceso de disciplina y resistencia al cambio. 

Vida laboral
“A nivel laboral el psicorrígido es de difícil integración, y tiene problemas en el trabajo en equipo”, dice la especialista. Advierte que este tipo de persona genera conflictos porque tiene tendencia a crear desacuerdos, suele tener problemas para entregar los trabajos a tiempo por ser muy perfeccionista y manifiesta inseguridad personal e incapacidad para aceptar órdenes.

Pero ¿cómo determinar que una persona psicorrígida está por acceder a su institución? Aunque Pérez admite que “no hay test para detectar la psicorrigidez como tal”, hay características que se manifiestan en las pruebas psicológicas de reclutamiento. Una es el test NPF (Negative Personality Factor), que revela el nivel de angustia que la persona puede manejar y la ansiedad ante los cambios.

Sobrevivir
Hay muchas personas que no sólo en el trabajo, sino en su vida personal, pueden tener que lidiar con un psicorrígido. Pérez detalla algunas cualidades que pueden beneficiar a estas personas para sobrevivir en comunión. Primero no se debe temer a las confrontaciones ni las controversias constructivas, y hay que mantener una actitud positiva y calmada, así como rechazar el autoritarismo y las imposiciones irracionales que esta persona suele plantear.

De igual manera hay que definir los espacios de cada uno, mantener el sentido del humor y la alegría, establecer una relación de confianza en la que la persona psicorrígida no se sienta amenazada ni desafiada, sino respetada y valorar sus opiniones y sus conductas positivas.

Terapia
La psicorrigidez puede relacionarse con el trastorno obsesivo compulsivo, con la paranoia y la depresión, a la vez que puede producir ansiedad o angustia. Para superar este problema la persona debe asumir el cambio como un compromiso con su desarrollo y su superación. El primer paso eso observarse. Valore si discute con frecuencia, si le da trabajo cambiar su opinión y aceptar a opinión de los demás. “Si en su vida de pareja, en el ámbito sexual escoge personas de baja autoestima, de menor edad, creyendo que lo hace por reafirmar su juventud, cuando lo que reafirma es el control, y busca para ello a personas de niveles socioeconómicos o educativos inferiores, es el momento de buscar ayuda”, dice la psicóloga. El psicoterapeuta trabaja entonces con terapias cognitivo-conductuales para que la persona sea consciente de sus esquemas de pensamiento irreflexivo, irracional, su resistencia al cambio, a la vez que se trabaja inteligencia emocional y autoestima.

UN ASPECTO POSITIVO DEL PSICORRÍGIDO
La psicorrigidez oculta una autoestima pobre. Es por eso que ese tipo de persona no tolera los desacuerdos, porque se siente frágil. Debe asumir su problema y buscar ayuda.  Si no tiene dinero para terapia, busque libros de autoayuda Los modelos familiares están cambiando y las familias incluyen desde temprano a sus niños en una sociedad mucho más plural y participativa.  el cambio en los modelos de

crianza aleja la psicorrigidez  Ser psicorrígido podría parecer terrible, pero hay profesiones que se ven beneficiadas con la presencia de este tipo de personas. “Policías, jueces, profesores, en cierto modo, personas que trabajan con los sistemas de calidad en las organizaciones, inspectores, gerentes, y las personas que tienen que trabajar en la gestión de detalles, normas, procedimientos y sistemas organizacionales pueden ser psicorrígidas, y esto beneficiará su profesión”.

Por suerte, los modelos familiares están cambiando y las familias incluyen a sus niños en una sociedad que se ha tornado mucho más plural y participativa. Estos cambios en los modelos de crianza pueden generar que en unos años el psicorrígido sea “una especie en extinción”,  pero ese cambio se está dando desde hace unos 10 ó 15 años, por ende todavía hay que trabajar con jóvenes que provienen de familias muy tradicionales, jerárquicas y severas. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar