http://images2.listindiario.com/image/article/349/680x460/0/BC6AFD96-F63D-4BDC-A709-273E84404177.jpeg
La Vida 26 Marzo 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
JUEGOS PARA NIÑOS ESPECIALES
Juegos que hacen felices a los niños con síndrome de Down
LA ASOCIACIÓN DOMINICANA DE SÍNDROME DE DOWN RECOMIENDA A LOS PADRES TOMAR EN CUENTA AQUELLOS JUEGOS QUE CUMPLAN UN OBJETIVO
Compartir este artículo
Yaniris López
Santo Domingo

Por su condición especial, los niños y adolescentes con síndrome de Down merecen y demandan atenciones que, de no ser tomadas en cuenta, podrían limitar sus habilidades y retrasar su independencia. Uno de los puntos que merecen muchísima atención y que a ellos les encanta son los juegos.

¿Cuáles les convienen, cuáles no los dañan, cuáles deben evitarse? Seguro que muchos padres y tutores se han hecho estas preguntas muchas veces.

Prácticamente pueden hacer todo lo que hacen los demás niños, dice Tania Peguero, educadora de la Asociación Dominicana de Síndrome de Down (Adosid), pero unos juegos les harán más bien que otros y, por tanto, serán ideales para garantizar su formación, independencia y desarrollo.

Mientras más tiempo dedican los padres a jugar con los niños, más resultados positivos tendrán
Tania Peguero experta en Educación Especial.

Además de los juegos, asegura que se deben también tomar en cuenta todas las actividades culturales y recreativas que les ayuden a estimular sus habilidades.

(+)
LOS MÁS INDICADOS

“Los niños con síndrome de Down tienen tendencia a ser gorditos e hipotónicos, por eso se tiende a que los juegos para ellos sean aquellos que les ayuden a fortalecer la musculatura y que les ayuden a mejorar el sistema respiratorio, y ahí entra todo lo que tiene que ver con aeróbicos y juegos de actividad física que incluyan coordinación visomotora, equilibrio, combinación manual y, entre todos, preferir los juegos que se practiquen al aire libre”, explica Peguero.

Juegos con objetivos

Tania Peguero, licenciada en Educación Especial, educadora en la Asociación Dominicana de Síndrome de Down (Adosid) y madre de una adolescente de 15 años con síndrome de Down, recomienda a los padres dirigir y participar de los juegos y actividades adecuados para sus hijos.

“Los padres deben acompañarlos el mayor tiempo posible porque la clave del juego en los niños con síndrome de Down es buscar actividades que tengan un objetivo, que tengan el fin que se les quiere desarrollar.

Mientras más tiempo dediquen a jugar con ellos, más resultados positivos tendrán.

Ahora, es necesario que el niño no vea lo que hace el padre como un trabajo sino como un juego, pero el padre sí debe esforzarse y asumirlo como un trabajo porque todo lo que hace con el niño debe ser para lograr un objetivo; en el caso del juego de parché puede ser para enseñarles a sumar con los resultados de los dados o con los pasos que se dan en el tablero”, señala.

Recomendaciones
Entre los deportes más adecuados para los chicos con síndrome de Down están lanatación, el ciclismo, el atletismo, el volibol y el boliche.

Entre los juegos con movimientos, los más adecuados son los que involucran el cuerpo com-pleto, como el baile. “Además, a ellos les encanta”, dice Peguero.

Una de las actividades más recomendadas es subir y bajar escaleras, “pero hay que ayudarlos para que lo hagan alternando los dos pies, es decir, evitar que suban un escalón y luego junten los pies, que suban otro y vuelvan a juntarlos”.

Peguero explica que los juegos de piso y de mesa, el gimnasio, las paredes de escalar, arquerías y la equitación son excelentes porque les ayudan a mejorar la concentración, el equilibrio, la coordinación y la direccionalidad.

Son apropiados, también, los rompecabezas, los juegos de memoria y de encajar piezas, las pirámides, bloques, los juegos musicales y de figuras geométricas, el bingo y los parchés.

Otras actividades que disfrutan los pequeños son los libros para colorear, ensartar cuentas, patinar y correr.

De paseo. Sobre los lugares a visitar, prefieran aquellos que les ofrezcan la oportunidad de saltar y brincar como el Mirador Sur, el Jardín Botánico o el Parque Zoológico. En cambio, se deben evitar los lugares que tienen mucho ruido, como el cine.

“A muchos les molesta las películas muy ruidosas, el padre debe enseñarle poco a poco a manejarlo y debe tratar de seleccionar las películas que sean adecuadas para su edad”, aconseja la terapeuta.

Televisión. Es de rigor que los padres vigilen los prog r a m a s que ven los niños. “Ellos tienen cierta dificultad en separar lo que es real de la fantasía, se creen que son los personajes que les gustan, y los imitan, pudiendo provocar accidentes. Como tienen dificultad para diferenciar la realidad de la fantasía, hay que vigilar todo el tiempo lo que ven porque podrían poner en riesgo sus vidas. Lo ideal es que sean juegos dirigidos, que lo que vean sea controlado por los padres, que estos lo hayan visto o sepan de qué trata, evitando siempre los programas violentos”.

Las ventajas de dirigir y propiciar los juegos con objetivos es que los padres estarán colaborando a que sus hijos puedan ser independientes lo más rápido posible. Peguero dice que “mientras más rápido puedan ellos convertirse en personas maduras, adquirir ciertas habilidades y conocimientos, más rápido podrán independizarse”.

Los juegos de cocina, por ejemplo, son recomendados para enseñarles a desempeñar roles, algo que también se les dificulta.

“Es bueno fomentarlos para que puedan desempeñar papeles y entender los roles de las personas en una comunidad”, asegura.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña