Imprimir sin imágenes
Oh Magazine 25 Abril 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
REPORTAJE
¿Qué pasa si te beso en la primera cita?
Evelyna Rodríguez

Es la gran pregunta que nos hacemos durante horas mientras estamos en ese restaurante o bar con ese chico o chica que nos atrae. Lo incomprensible de ese momento en nuestras vidas que lo repasamos varias veces y que tenemos mucho qué contar al respecto es que nos preocupa las consecuencias de este  primer encuentro que puede ser el comienzo de algo o simplemente el fin de la nada. Seguro muchas decimos “primera cita”,  y miles de anécdotas llegan a la mente.

Todos los que escuchamos o leemos esas dos palabras, que sueltas parecen inofensivas, pero juntas dinamitas, dan motivo para que los nervios nos ataquen y pongan en juego la posibilidad de una mala pasada. Porque aparte de volvernos locas y locos por el hecho de causar una excelente impresión en nuestra apariencia física de pies a cabeza, también queremos lucir prudentes y tener engavetado miles de temas para mantener la conversación en una actitud interesante y cómoda.

Al mismo tiempo queremos mandar las señales correctas de interés, para poder enfrentarnos seguros a ese primer beso. Eso sí, hay que estar claros porque lo que ocurra en esa tan esperada y nerviosa primera cita puede marcar el curso futuro de la relación, y es bueno saber que besar es todo un arte, y es el primer contacto seguro de intéres de ambas partes, marcando un antes y un después.

  Puede determinar la continuidad de la de la cita o la próxima hora de besuqueo, una vez dos personas llegan a la instancia de establecer este tipo de comunicación más profunda con un toque de caracter erótico explícito. No es para nada intrascendente, expresa detalles de la personalidad, ajustes y desajustes y, por sobre todo, química,  pero no determina un triunfo a largo plazo.

Aunque en la mayoría de países latinoámericanos muchos condenan este acto como una actitud muy liberal a destiempo, cuestionando muchas veces nuestra conciencia acerca de si estamos cometiendo algún error, o el qué pensarán. Lo que vale es lo que sientes y lo segura que estés de hacerlo. La primera verdadera charla empieza después del primer beso.

 Dato fascinante
El 59% de los hombres dicen que no les interesaría mantener una relación con una mujer si el primer beso deja mucho que desear. Por eso, mientras más química exista en el inicio es mejor porque da clara señal de que te puede ir mejor, así  que puedes implantar técnicas muy ardientes al besarlo utilizando todo tu lenguaje corporal y toma en cuenta de aquí algunas ideas. Fuente: Estudio de Albright College.

(Pura adrenalina)
¿Cómo hacer de ese beso una experiencia que valga la pena de recordar y repetir?

Cuida tu aliento
Acostumbra a llevar contigo  dulces para el aliento, porque a nadie le gusta sentir olores desagradables.

Elige el momento
No importa las citas que hayas tenido con esa persona, es solo justo cuando lo desean incontrolablemente.

No es para el final
No dejes ese beso para último, sorpréndelo con un beso inesperado, espóntaneo, aprovecha los descuidos.

Miel de labios
Tiene que tener tu primer beso un intercambio húmedo, delicado, intenso y apasionado, para dejarlo hechizado.

Dale lenguaje
Corporal en potencia: acerca tu cuerpo, manos en el cuello o sobre su pelo, muerde su labio inferior, unan sus rostros, sean libres.

¡Detente!
Haz demostrado que sabes besar, que conoces y reconoces lo necesario que es compartir tu sensualidad y que estás interesadísima, pero es sufieciente, también sabes darte tu lugar. 

Probado científicamente besar apasionadamente
Provoca la  liberación de adrenalina que a su  vez aumenta el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre.

El beso es algo espontáneo, no premeditado. Ciertamente, no podemos guiarnos por reglas fijas en una materia tan subjetiva y personal como ésta. Sin embargo, cada persona vive ese momento de diferentes formas. Para algunas parejas, el beso es necesario en la primera cita porque se sienten sumamente atraídos el uno hacia el otro y no quieren dilatar más la experiencia, pero para las mujeres, especialmente el beso, se justifica cuando se siente algo especial hacia el hombre con el que salen, es decir, hay que darlo única y exclusivamente cuando lo deseamos de veras. No importa en qué número de citas vayamos.

Lo importante es a quién se lo damos. Como los tiempos y las mentalidades han cambiado, ya no se ve mal que sea la mujer la que tome la iniciativa en cuanto al primer beso… ¡y a algunos hombres les encanta!... esto los hace sentirse deseados y satisfechos de tener una mujer tan segura de sí misma a su lado. El beso puede ser tierno, apasionado, atrevido o tímido, no importa, al darlo es normal sentir preocupación porque existe el miedo al rechazo, esto nos ocurre a todos en algún momento de nuestras vivas. El beso es el primer contacto con nuestra nueva pareja. Y puede llegar a ser tan importante como para decidir. Fuente: Virginia Pérez, Terapeuta Sexual y de Pareja.

Alguien me contó)
En estos tiempos conoces mucha gente por facebook, hi5, messenger, en fin... llevando casi un año chateando con un amigo, hasta que él decide ir a conocerme en uno de mis cumpleaños, no era una cita, era sólo un “pasaré a saludarte” y así lo hizo. Luego de tres meses me invita a una primera cita, yo dije sí, por qué no. Nos reunimos en un bar café, y parecíamos amigos de hacía tiempo, nos retiramos del lugar y decidimos ir a comer, cada quien en su vehículo. Luego me dijo: “Ven a escuchar esto”, a su carro. Él entró y yo quedé fuera del lado del conductor, muy buena la música, le dije. Me voy, es tarde y mañana hay que trabajar. Salió del carro y, con una sutileza rápida, si eso existe, me tenía contra el carro, me susurro algunas cosas, para convencerme de quedarme, y me besó y lo besé y nos besamos... un beso bueno y sin prisa, delicado, gustosito.....  HASTA QUE VINO UN LOCO Y NOS INTERRUMPIÓ... Fuente Anónima

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en Oh Magazine