Listin Diario
23 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 11:20 PM
Puntos de vista 16 Mayo 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
La familia como base y fundamento de la sociedad
Compartir este artículo
Víctor (Ito) Bisonó

Desde la antigüedad, filósofos, historiadores y líderes religiosos han considerado la familia como la base del orden social, el fundamento sobre el que se afianzan las naciones. Cicerón, por ejemplo, habló de la familia como la “primera sociedad”, y “campo de semillas del estado”. La declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por las Naciones Unidas en 1948 describe la familia como “la unión natural y fundamental de la sociedad”.

La familia es la comunidad universal e irremplazable de toda sociedad, basada en la naturaleza humana. Es la principal fuente de identidad de un individuo, de auto-estima y de apoyo y sustento. Es la primera escuela en la vida de un recién nacido, y especialmente apta para enseñar a los niños carácter, valores morales y éticos, responsabilidad, servicio y sabiduría. Como señalo las Naciones Unidad en el Programa del  Día Internacional de la Familia en 1994, la familia provee “Öel contexto natural para el desarrollo emocional, material y financiero de sus miembros, así como el apoyo esencial para su crecimiento, en particular para infantes y jóvenesÖLa familia es  un medio vital para preservar y transmitir valores culturales”.

Estos roles de transmitir valores culturales y socializar a los niños hacen a la familia indispensable para la sociedad, principalmente como transformadora del niño indefenso recién nacido a un ciudadano responsable y adulto.

Dada la importancia de la familia en la Sociedad, vale preguntarse si el Estado tiene un rol en apoyarla y protegerla. Y creemos que la respuesta es afirmativa, el estado, dentro de los limites de una sociedad libre y de respeto al ciudadano, tiene el rol de intervenir y promover políticas y programas que fomenten y promuevan familias sólidas y estables, asistiendo a su vez a las mas necesitadas en términos de nutrición, salud y educación.

¿Y cuales son estos principios que deberían regular y guiar las políticas del estado hacia la familia? Creemos que se podrían agrupar en cuatro, que requieren un marco institucional y legal, y políticas aplicables en todo el país.

En primer lugar, el gobierno tiene que crear las condiciones que permitan que las familias florezcan y prosperen. Consistentemente con el principio de la Declaración de las Naciones Unidas que “todos los individuos tienen el derecho a un estándar de vida digno, tanto para ellos como para sus familias”, creemos que el gobierno debe crear las condiciones económicas, sociales y culturales para que las familias perciban la menor carga impositiva posible, y puedan gozar de bienestar económico.

Si bien el estado tiene que mantenerse neutral en relación a si uno o ambos padres forman parte de la fuerza laboral, debería favorecer políticas que en caso de que las familias lo decidieran, uno de los padres pudiera trabajar en el cuidado de sus hijos, si así lo quisieran.

Segundo, creemos que el estado debe reconocer el rol único e irreemplazable que tienen tanto el padre como la madre en el cuidado y educación de los hijos. Diferentes estudios y reportes muestran que en promedio los padres y las madres tienden a aportar diferentes habilidades a la educación de sus hijos. De esta manera, el gobierno debe respetar los roles y fomentar políticas que permitan a ambos padres ejercer su individual contribución a la familia, a la vez que respetar el trabajo en la familia como digno y de prestigio y beneficio social.

En tercer lugar, el estado debe fomentar familias con padres unidos y estables. La investigación muestra que los hijos se benefician creciendo en familias con ambos padres unidos, aumentando la probabilidad de que tener un buen desempeño en la escuela y crecer como ciudadanos responsables.

En cuarto lugar, creemos que el gobierno debe reconocer que todos los niños tienen dignidad y valor en si mismos, y por lo tanto apoyar los niños desde la concepción, al igual que a sus madres y padres. Aunque una familia sana y unida es el mejor contexto social para los niños, no todos tienen esta posibilidad, por lo que el estado tiene que promover políticas que protejan a estos niños, a las madres solteras, y a las familias con problemas. A su vez, asegurar la nutrición, salud y educación de niños abandonados o que nacieron con discapacidades.

La capacidad del gobierno en términos de fomentar familias sólidas y el cuidado de los niños es limitada, pero no debe dejar de intervenir en aquellas políticas que si pueden tener un impacto en contribuir a familias estables, duraderas, que contribuyan a una sociedad dominicana prospera y con igualdad de oportunidades para todos. Porque después de todo, estos niños son nuestro futuro.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar