Puntos de vista 18 Julio 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
FIGURAS DE ESTE MUNDO
Danton en la Revolución Francesa
Pablo Clase hijo
figuras24@hotmail.com

Georges Jacques Danton, político y orador francés del siglo XVIII, una de las figuras que encarnan el espíritu de la Revolución Francesa, se enfrentó, en la máxima cumbre de la victoria, a otro gran líder de su mismo partido, Robespierre.

Le reclamó a éste el fin del régimen del Terror, y la revolución entró así en su estado de crisis en el mismo segundo del triunfo.

En el drama “Danton”, de Romain Rolland, los caracteres de estos dos personajes antagónicos están diseñados magníficamente. Danton, pletórico de sangre, cálido, humano, un huracán en su apasionamiento, pero no anhelante de lucha, imaginaba la revolución como una alegría de la humanidad, y la ve ahora como una nueva tiranía, sangrienta, con esa especie de carnicería de la guillotina.

Había hecho la revolución solo por su anhelo humano de justicia y libertad.

Robespierre, en cambio, es demasiado frío, extraño al pueblo, tiene demasiado tono de abogado, pero su fanatismo dogmático y su ambición expanden cada vez más su poder. Mientras Danton advierte cada día más el asco de la política, Robespierre desea una humanidad virtuosa en el concepto estrecho de sus ideas.

Al final, Danton, acusado por Robespierre, es condenado a morir guillotinado el 6 de abril de 1794. El choque entre Danton y Robespierre es, en el fondo, el choque entre la libertad y la ley.

De un modo análogo, el choque entre Jesucristo y los fariseos era el choque entre la libertad evangélica y el legalismo judío de su tiempo: la pureza interior contra la apariencia exterior. Jesús les dijo:_“Vosotros los fariseos purificáis lo exterior de la copa y del plato, pero lo interior de vosotros está lleno de rapacidad y de maldad... y os saltáis la justicia y el amor de Dios”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en Puntos de vista