Puntos de vista 9 Abril 2011
0 Comentarios
Tamaño texto
FIGURAS DE ESTE MUNDO
Sansón, el más fuerte
Pablo Clase Hijo
figuras24@hotmail.com

¡Qué triste paradoja! Apartado por Dios para una misión definida: ser libertador, juez, guerrero, líder, defensor y protector de su pueblo, Sansón, con toda obstinación, dilapida sus dotes en el placer de las mujeres y los motivos personales, y vemos que el hombre que pudo consagrarse a la causa de su Señor con sus dones extraordinarios prefirió dejarse arrastrar por sus debilidades y sentimientos egoístas.

 Célebre por su fuerza sobrehumana, Sansón era un juez de Israel en el siglo XII antes de Cristo. Desde su nacimiento había sido nazareo y con este voto de no cortarse nunca el cabello recibió su insólita fortaleza.   

Combatió victoriosamente en batallas espectaculares, como aquella en que derrotó y mató a mil filisteos con una quijada de burro, y cuando se llevó a rastras las puestas de Gaza... en fin, protagonizó proezas que han impresionado a millares de seres a través del tiempo.

 Pero tenía una flaqueza peligrosa. Era muy dado a las mujeres, y eso facilitó las cosas a sus enemigos. Enamorado de Dalila, una hermosa filistea, le reveló el secreto de su fuerza y ella lo traicionó. Esta amante lo embriagó y mientras él dormía, ella le cortó el pelo y lo entregó inerme y sin fuerzas a los filisteos. Estos le sacaron los ojos, lo escarnecieron y lo convirtieron en esclavo. En medio de una fiesta del pueblo Sansón rogó a Dios que le devolviera sus fuerzas. Se abrazó a las columnas que sostenían el techo del salón del festín y las derribó. Todos, incluso Sansón, perecieron en el acto. Por eso San Pablo exhorta a no desviarse del propósito sagrado de Dios: “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña