Listin Diario
21 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:07 PM
Puntos de vista 11 Abril 2012
Comentarios 1 - último digitado en 11 Abr a las 12:04 PM
Tamaño texto
La participación ciudadana
Compartir este artículo
Félix Bautista

2

En una entrega anterior escribi sobre los mecanismos e instrumentos de participacion ciudadana que consagra la Constitucion y otros textos legales y concluia diciendo que las democracias para ser autenticas, plenas y participativas exigen una revalorizacion de los principios fundamentales que la sustentan para que sean efectivas. Para ello, la autodeterminacion de los pueblos es esencial. La autodeterminacion es intrinseca a la democracia; es un derecho inalienable, un principio conceptual que nos conduce a la toma de decisiones propias, colectivas o individuales y que se vincula intimamente a la soberania nacional.

La configuracion del Estado Social Democratico y de Derecho solo puede encontrar su concrecion mediante la participacion de ciudadanos preparados para ejercer la soberania que nos transite hacia una democracia incluyente, con un orden politico, juridico, economico y social justo.

La evolución de los conceptos Estado y Democracia demandan un nuevo tipo de intervención popular que sobrepase los límites de la clasica teoria de la representación. Mas alla de los derechos politicos (elegir y ser elegido), empiezan a surgir otros derechos que se enmarcan dentro del ámbito de la participación directa o sustantiva del ciudadano, como la llaman algunos autores. La Dra. Bertha Salinas Amescua, investigadora mexicana que labora para la CEPAL, definio este poder decisorio del ciudadano como aquel que se refiere a “una nueva forma de relacion, de convivencia, de comunicación y de autoridad horizontal y equitativa, que se esta dando en todos los espacios de convivencia humana..”.

Esta nueva dimension de la sociedad adquiere un rol protagonico con la nueva Constitucion dominicana, que proclama un ciudadano activo, sujeto de derechos, deberes y obligaciones.

El artículo 22 de la Constitución plantea los llamados derechos de ciudadanía, estableciendo el derecho al sufragio, el derecho a decidir mediante referendos (consultivo y aprobatorio), a proponer iniciativas populares (tanto legislativas como normativas municipales), a ejercer el derecho de petición y denunciar las faltas de los funcionarios públicos.

Tambien, encontramos otros mecanismos de participación y control a nivel local (cabildo abierto, presupuestos participativos), plebiscitos, y otros derechos que permiten la configuración del ejercicio de una democracia tanto representativa como participativa.

Ahora bien, todos los instrumentos de participacion que he esbozado anteriormente, requieren ser desarrollados en el congreso, de manera que los ciudadanos, individual o colectivamente, participen en la toma de decisiones que les afectan, asi como en la planificacion, gestion y fiscalizacion de los asuntos publicos.

El proyecto de ley organica que regula los derechos de participacion ciudadana, de nuestra autoria, actualmente se encuentra bajo estudio por la Comision Permanente de Justicia del Senado, y hemos solicitado que dicha pieza se ventile en Vistas Publicas, de manera que el resultado de la Ley, sea un instrumento de canalizacion efectiva para la construccion de una nueva ciudadania.

Como forma de involucrar a los lectores en la propuesta operativa de nuestro propuesta de ley, me permito detallar algunos de los principales mecanismos e instrumentos que se desarrollan en la misma.

El referendo es una institución democrática a través de la cual los ciudadanos pueden pronunciarse, aprobando o revocando, respecto de temas normativos o de interés general que las autoridades someten a su consideración o que la ciudadanía entienda pertinente. El término proviene del latín y hace alusión a referir a alguien (el pueblo) la toma de una trascedente decision.

El plebiscito, por su parte, fue utilizado en Roma y es una consulta hecha por la autoridad competente, mediante la cual se somete al voto popular directo para que se apruebe o rechace una determinada propuesta relativa a la vida de la nación.

La diferencia básica entre ambos instrumentos, sería el carácter confirmativo o de rechazo del primero frente al carácter creativo u originario del segundo: mediante el referendo se aprueban o rechazan decisiones, pero no se crean; mediante el plebiscito, se crean y formulan decisiones.

La Constitución dominicana hace refencia a dos tipos de referendo: el consultivo y el aprobatorio, siendo el segundo de uso imperativo y exclusivo para cuando se pretenda realizar una reforma constitucional que verse sobre derechos, deberes y garantías fundamentales, ordenamiento territorial y municipal, régimen de nacionalidad, ciudadanía y extranjería, régimen monetario y procedimientos de reforma constitucional. También es categórica la constitución al prohibir el referendo para aprobar o revocar el mandato de cualquier autoridad electa o designada. En otros países, como Colombia, Perú y Ecuador, sin embargo, sí se contempla el referendo revocatorio.

La Constitución venezolana por ejemplo, establece en su artículo 72 que “todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables” transcurrida la mitad del período para el que fue elegido el funcionario de que se trate.

Otro de los mecanismos de participación directa de los ciudadanos y que incluye la propuesta bajo estudio, es la iniciativa popular, que permite a ciudadanos habilitados en el registro electoral el impulso ante las autoridades y órganos correspondientes, de iniciativas legislativas y normativas a nivel nacional o municipal.

Los derechos a acceso a la información pública y de petición, así como la denuncia de faltas, son parte importante de esta gama de instrumentos y derechos que inciden positivamente en las democracias contemporaneas.

De manera historica, el derecho de petición y la denuncia de faltas, particularmente, han formado parte de la vida del Estado dominicano desde su nacimiento. Así se evidencia en la Constitución del 6 de noviembre de 1844, que consignaba ambas prerrogativas para el incipiente Estado dominicano.

La Constitución en el artículo 203, dispone la necesidad de legislar sobre los mecanismos directos de participación local (referendos, plebiscitos e iniciativas normativas municipales), “con el fin de fortalecer el desarrollo de la democracia y la gestión local”; y en el artículo 206, establece la modalidad de los presupuestos participativos para la inversión de los recursos municipales de forma “que propicien la integración y corresponsabilidad ciudadana, en la definición, ejecución y control de las políticas de desarrollo local”.

Todos estos derechos promueven la participación activa en las decisiones que afectan el colectivo y la vinculación necesaria entre el Estado y la sociedad. La Constitución nos ha dado la base necesaria para impulsar el cambio paradigmatico hacia una democracia directa e incluyente.

Nuestra propuesta pretende articular un conjunto de mecanismos que hagan efectivo, operativo y exigible el ejercicio pleno de la ciudadanía.

COMENTARIOS 1
Comentó:
De:
Hola¡ ¿Cómo esta usted, Don Felix?
Espero que bien. Le estoy escribiendo estas líneas, solo para sugerirle que cuando se disponga a escribir un artículo, procuer por todos los medios que este este correctamente editado, pues de muy mal gusto encontrar tantas faltas ortograficas en un documento de esa magnitud(muchas palabras si los acentos correspondientes, gracias por tomar en cuenta esta sugerencia.
This user is banned, 11 Abr 2012 12:04 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña