Listin Diario Logo
14 de agosto 2018, actualizado a las 01:01 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC28ºC
La República martes, 26 de enero de 2010
0 Comentarios

ENFOQUE

Acuerdo Leonel-Lobo desnuda una realidad

CONTROVERSIA. NO SOLO INVOLUCRA CRISIS DE HONDURAS SINO CASO DE BRASIL

  • Acuerdo Leonel-Lobo desnuda una realidad
    Ceremonia. Leonel Fernández y el presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, firmaron el acuerdo en el Palacio Nacional.
Guarionex Rosa

Santo Domingo.- Aunque controversial en algún sentido, el acuerdo que puso fin a la crisis política en Honduras, que involucró al presidente Leonel Fernández directamente y al presidente entrante de Honduras, Porfirio Lobo, resolvió el problema del país centroamericano pero también la engorrosa situación en que se encontraba Brasil.

Es posible que antes de auspiciar el acuerdo, que en realidad hizo variar la posición del Gobierno dominicano que era la vuelta del presidente Manuel Zelaya al poder de manera incondicional, se consultara con la parte brasileña, cuya embajada en Tegucigalpa le dio asilo a Zelaya desde el 21 de septiembre pasado.

El trago pudo haber sido amargo para el doctor Fernández y su régimen, ya que algunos atribuyen a ese paso diplomático la decisión del presidente Hugo Chávez de retirar la oferta de compra por US$131.5 millones, el 49% de la Refinería de Petróleo, dinero con el cual la parte dominicana tenía compromisos presupuestarios.

El doctor Fernández, sin embargo, ha ganado el respaldo de muchos sectores, en primer lugar de los que miran con aprehensión la posible influencia del régimen del presidente Chávez y otros menos parcializados que creen que no había otra alternativa en Honduras que el reconocimiento del señor Lobo.

Las elecciones en las cuales una parte del pueblo hondureño escogió al señor Lobo tuvieron lugar el pasado 29 de noviembre, bajo el rechazo de los principales gobiernos de América Latina y de la Unión Europea, que como el doctor Fernández en principio, reclamaba que Zelaya fuera repuesto en el poder pura y simple.

La realidad de los eventos parece que en este caso se impuso a los reclamos de los países amigos de Honduras, aunque algunos de ellos reconocieron los resultados de las elecciones y dijeron que restaurarían las relaciones diplomáticas y consulares con ese país, cuyo gobierno de facto resistió las presiones.

Algo conveniente para la reputación del régimen dominicano fue el hecho de que el acuerdo Fernández-Lobo se produjo en medio de la devastación de Haití, que concitó el reconocimiento internacional por la ayuda generosa y rápida que la parte dominicana ha ofrecido al empobrecido vecino y el personal empeño del líder dominicano.

Al acuerdo Fernández- Lobo le da fuerza también el hecho de que Zelaya haya sido parte del mismo y que aceptara salir de la embajada de Brasil tan pronto se juramente el señor Lobo mañana 27 de enero, casi sin otra opción ya que Brasil había anunciado que el asilo terminaría esta semana. El doctor Fernández viajará con Zelaya a la RD, tan pronto el nuevo régimen le otorgue un salvoconducto, que se espera de inmediato.

Chávez en medio
Era inevitable que cual que fuera la solución del caso de Honduras, el presidente venezolano Chávez estaría por el medio, ya que fue el principal opositor al régimen de facto que siguió al derrocamiento de Zelaya, presidido por el empresario Roberto Micheletti, el más duro que la derecha hondureña pudo encontrar para hacer la tarea.

Al momento de su derrocamiento la madrugada del 28 de junio pasado e inmediata expulsión a Costa Rica, el señor Zelaya estaba envuelto en planes para promover una reforma constitucional que permitiera su presentación en las pasadas elecciones, cosa que veían como una amenaza a sus intereses los grupos de derecha.

Hasta el momento de su derrocamiento el señor Zelaya mantuvo estrechas relaciones con el presidente Chávez y extendió las mismas a los países gobernados por regímenes de izquierda, como Cuba, Nicaragua, Ecuador y Paraguay, los cuales reclamaron como asunto único, su reposición incondicional en el mando.

Otros países situados menos a la izquierda y con políticas exteriores más pragmáticas como Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, entre otros, se espera que sopesen la conveniencia de aceptar la realidad derivada de las elecciones en las que fue electo Lobo, para que se restaure la tranquilidad y el orden en Honduras.

De seguro esos, como la mayoría de los países con los cuales el país centroamericano tiene relaciones, tomarán en cuenta la realidad del hecho cumplido, aceptado por Zelaya como solución a su situación, al problema diplomático con Brasil y a la poca fortuna que hubiese tenido seguir luchando ya fuera de su mandato.

La decisión de Zelaya de aceptar la realidad de su caso, pudo haber sido lo que motivó al presidente Fernández a seguir adelante, primero en una mediación con el régimen de Micheletti, que resultó fallida y luego con el señor Lobo, a quien el acuerdo le abre las puertas a tomar el poder con menor carga opositora internacional.

Si se entendiera que el acuerdo firmado en la RD entre el doctor Fernández y el presidente electo Lobo, liberó a Brasil de una situación muy delicada como hubiese sido pedir la salida de Zelaya de su embajada en Tegucigalpa, podría esperarse que el país sudamericano fuera de los primeros en reconocer al nuevo régimen.

Quienes no lo harán, al menos por el momento, serán Chávez, de Venezuela; Castro (los hermanos), de Cuba; Correa, de Ecuador, y Ortega, de Nicaragua. Ya han reconocido al nuevo gobernante varios países de la región como Colombia, Perú, Panamá y se espera que lo haga Chile, país que tendrá pronto un régimen de derecha que sucederá al de Michelle Bachelet.

Caso de la Refinería
El caso de la Refinería, al retirar Venezuela su oferta de la compra, se asimiló en algunos círculos políticos y económicos al acuerdo Fernández-Lobo, que el país sudamericano repudia, aunque no ha formalizado ese rechazo, tiene algunos antecedentes a tomar en consideración.

Al parecer el régimen de Chávez quería dar reversa al paso de comprar el 49% de la Refinería desde hace algún tiempo porque no era un negocio conveniente. Durante meses se anunció en varias ocasiones que Chávez vendría a la RD, en una visita esperada desde antes de la promesa de compra, sin que tal cosa se materializara.

No hay dudas de que a Chávez le habría caído muy mal que, en el mismo momento de concertarse el acuerdo Fernández-Lobo, se anunciara en Santo Domingo que el gobierno dominicano había concedido la nacionalidad al empresario venezolano Gustavo Cisneros, un archienemigo del gobernante de Venezuela.

Se diría que un anuncio separado de los dos eventos habría tenido como resultado una menor molestia para el régimen venezolano, pero aunque no se ha dicho oficialmente, se sabe que la concesión de la nacionalidad dominicana a Cisneros fue peor que el acuerdo Fernández- Lobo y entendido como un gesto inamistoso hacia Venezuela, según su régimen.

En cuanto al reconocimiento del nuevo régimen de Lobo, el cual se ha comprometido a respetar los derechos humanos y sociales de los hondureños, pesa mucho la visita que hizo al presidente Fernández el canciller brasileño, Celso Amorím, quien valoró la forma en la cual el gobernante dominicano sirvió de mediador en la crisis de Honduras, así como el aporte dominicano ante la devastación en Haití.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre