Listin Diario Logo
19 de julio 2018, actualizado a las 08:54 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC30ºC
Ventana domingo, 08 de julio de 2018
0 Comentarios

CINE/FEMINISMO

Cuando el cine y la defensa de los derechos de la mujer se encuentran

  • Cuando el cine y la defensa de los derechos de la mujer se encuentran
  • Cuando el cine y la defensa de los derechos de la mujer se encuentran

Tomado de la página web Guddi.

RENÉE MICHEL

El año era 1791, y en pleno auge de la Revolución Francesa, la escritora Olympe de Gouges publicaba La Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, documento histórico en el que proponía la emancipación femenina; es decir, condiciones de igualdad jurídica y legal de las mujeres en relación con los hombres.

A más de doscientos años de aquel llamado a la cordura, la defensa de los derechos de las mujeres ha servido de inspiración para diversos trabajos filmográficos, tanto documentales como de ficción. Aquí les dejamos unas cuantas recomendaciones de películas (todas disponibles en Netflix) sobre eventos históricos que nos retratan, en un vistazo general, algunas de las luchas más icónicas por los derechos de la mujer:

 She’s Beautiful When She’s Angry (Dore, 2014)

El documental de Mary Dore es una memoria que retrata el movimiento feminista estadounidense de 1966 a 1971, a través de las perspectivas de diversas activistas que encabezaron la denominada Segunda Ola Feminista.

She’s Beautiful When She’s Angry es una crónica excepcional, su combinación de material de archivo y nuevas entrevistas, repletas con la energía y visión de uno de los movimientos sociales más importantes del siglo XX…

Opinó Sheri Linden, de Los Angeles Times, al referirse a la importancia histórica del producto audiovisual.

She’s Beautiful When She’s Angry sirve como una herramienta que traza un paralelo entre el feminismo contemporáneo y el de finales de los sesenta, al poner en perspectiva la longevidad de luchas particulares,

 Las sufragistas (Gavron, 2015)

Dirigida por Sarah Gavron, Suffragette (o Las sufragistas, en español) se contextualiza en la Gran Bretaña de 1912, cuando involucrarse en el movimiento sufragista implicaba afrontar el estigma de la sociedad, acoso policial y laboral, razones que empujaron a las activistas al extremo de radicalizarse y recurrir a bombardeos, con el fin de llamar atención a su causa.

Para Alexandra MacAaron, de Women’s Voices for Change, el largometraje representa:

Una pieza de período ricamente detallada, pero la lucha que dramatiza —y el peligro muy real que sus personajes enfrentan— está siempre presente. No hay mucho tiempo para té y bollos, cuando tienes buzones (sin mencionar las casas de campo de políticos) que hacer estallar.

De Suffragette resalta la capacidad de la directora Gavron de traer a la vida a la sombría Inglaterra de inicios del siglo XX, y evidenciar la hipocresía de una sociedad que, a pesar del papel activo de la mujer en la fuerza laboral, osaba considerarlas intelectual y temperamentalmente incapaces de ejercer el voto. La directora también ha sido capaz de representar de manera natural el cambio progresivo en las convicciones de la protagonista, Maud Watts (Carey Mulligan), y su eventual aceptación de la causa sufragista.

He Named Me Malala (Guggenheim, 2015)

He Named Me Malala, del estadounidense Davis Guggenheim, es una retrospección sobre la labor como activista de Malala Yousafzai, quien en 2012 sobrevivió a un tiroteo orquestado por talibanes, como represalia a su lucha por la defensa del derecho a estudiar de las niñas en Pakistán.

Aunque pulido y consciente de su imagen, ofreciendo pocas revelaciones sobre el trauma físico y psicológico sufrido en el paso de la bala, el filme es, no obstante, emocionante, sin recurrir a insinuaciones empalagosas…

Esto resaltaría Barbara VanDenburgh, del Arizona Republic.

He Named Me Malala ofrece no solo una mirada personal a la relación entre Yousafzai y su padre, figura clave que alentó su activismo y convicción en la importancia del acceso a la educación, sino también un valor artístico amplificado por medio de las animaciones diseñadas por Jason Carpenter.

La manzana de Eva (Colón, 2018)

La manzana de Eva recopila testimonios de mujeres que sufrieron de mutilación genital, práctica draconiana que en la actualidad acumula un saldo de 200 millones de víctimas a nivel mundial.

El director José Manuel Colón manifestó que la motivación tras el documental partió de una…necesidad de contar una historia que, aunque creemos que se sabe mucho de ella, es muy desconocida en los diferentes niveles de agresión que sufre la mujer, los ritos, quién lo hace, o qué cultura la practica.

Desde los primeros minutos de cinta, el estilo de Colón le permite distinguirse de sus contemporáneos al realizar una secuencia introductoria que, en lugar de recurrir a recreaciones precisas de la mutilación femenina, emplea una serie de imágenes que connotan la violencia del suceso.

Además, en lugar de revictimizar a los sujetos del documental, La manzana de Eva es notable por presentarlas como individuos valientes capaces de conjurar esperanza, y escapar a las circunstancias que las destinan a una vida de sufrimiento.

A United Kingdom (Asante, 2016) 

El drama de Amma Asante plasma la historia del príncipe africano Seretse Khama (David Oyelowo), y su relación con la inglesa Ruth Williams (Rosamund Pike), obstaculizada por los prejuicios raciales que plagaban tanto a la Gran Bretaña como a la Bechuanaland, ahora Botswana, de la posguerra.

Aunque con una trama romántica predecible, A United Kingdom resalta por la química natural de las interacciones entre sus actores principales, Oyelowo y Pike, así como el valor de producción implícito en el diseño de la escenografía y vestuarios.

Tal vez no sea una película en la que, de manera obvia, se presente la lucha por los derechos femeninos (a menos a que sea el derecho de amar a quien se desee, por encima de la etnia, la religión y la nacionalidad); sin embargo, es una película que se merecía un hueco en esta lista.

Miss Representation (Newsom, 2011)

Miss Representation explora las diferentes formas en que la corriente principal de los medios de comunicación contribuye a fomentar la perpetuación de estereotipos de género, así como la disparidad de representación femenina en posiciones de liderazgo, en comparación de sus contrapartes masculinas.

Para Katie Walsh, de Indiewire, este representa el argumento clave del documental de Jennifer Siebel Newsom:

El gran logro de Miss Representation consiste en respaldar su tesis a través de ejemplos concretos sobre la cobertura de diferentes figuras públicas de la política, como Hillary Clinton y Sarah Palin que, a pesar de representar opuestos, fueron cada una, a su manera, sometidas a estándares insostenibles destinados a desestimar la competencia laboral de la mujer.

No obstante los avances a lo largo del último siglo, en materia de defensa de los derechos de la mujer, dicha temática continuará, sin duda alguna, siendo deconstruida por el cine, en la medida en que aún mantiene relevancia en las sociedades contemporáneas a lo largo del planeta. 

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre